domingo, 19 de febrero de 2017

Proyecto: Osiris.



Su frente elaboró una gota con la emoción y tensión sobrante, ésta se deslizó por su cara despacio, cayó sobre el cuello del traje y se evaporó con el calor, empañando el cristal de la escafandra helada. El viajero ascendió de las aguas después de haber realizado el examen preliminar de los elementos del planeta. Atmósfera sobrecargada de Metano, aguas con gran concentración de Carbono. Terreno cubierto de óxidos de metales en polvo que le daban esa característica apariencia sonrosada bajo la luz débil de la enana blanca.
La humanidad buscaba nueva casa desde hacía varios decenios: un cuerpo de élite fracasaba en su exploración planetaria. Dos semanas de exploración en el mundo rosa y no había encontrado signos de vida, las lecturas daban a entender que no había posibilidad de ello. Reconocía las estrellas por el mapa de su nave, pero las constelaciones parecían tan diferentes... No había forma de reconocer las figuras en ese planeta extraño. Imaginó la brisa abanicando las palmeras y las olas en su casa. Imaginó el cuerpo de su mujer acariciando su rostro. Envió los últimos datos a la Tierra y, cerrando los ojos, sonrió y se quitó el casco.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Repostar en Abades.

¡Cómo brillan azules las olas en el cielo!
Reflejan el día cansado y moribundo en el costado.
Atraen los campos castellanos en el horizonte.
Recogen en su seno el vuelo de los pájaros migrantes.
¡Cómo brillan azules las olas en el cielo!
Rugen los motores exhalando en la autovía.
Cantan su canción recogiendo el camino a casa.
Coches y camiones alegres van hacia el cielo infinito.
¡Cómo brillan azules las olas en el cielo!
Y la luna encharcada refleja la tierra en el universo.
Ya se montan en el autobús los viajeros desguazados.
Cansados de su viaje corriendo hacia los llanos de Madrid.

Se sacuden el polvo del camino y, mientras, brillan azules las olas en el cielo

jueves, 24 de noviembre de 2016

Astronomía

El primer salto a la oscuridad son líneas de plata
y frío descalzo entretejido de negrura por los pozos de la noche.
Cuando la visión se adapta
crujen las cortinas del silencio por el viento de las estrellas,
y parpadean tiritando las semillas del invierno lejano.
Es tan fría la quietud del cielo nocturno...
Susurran tan lejanos los astros...

El segundo salto en la oscuridad son oleadas de color,
al abrirse las pupilas suben los azules desde el negro,
aparece la vibración que genera poco a poco la vida.
El tejido del universo se dilata y se raja en los pliegues de la materia,
a lo lejos se aprecia que el negro no es sino terciopelo y un útero.
La vida es tan inmensa que solamente veíamos negro en su lugar.

El último salto es a la consciencia:
Cuando somos conscientes,
miles de colores aparecen fruto de una explosión de polvo,
las estrellas derriten el azul con su brillar multicolor,
alegres capitanes corazonean sus barcos de ultramar,
guiándolos a terribles caribes de aguas cristalinas,
de hielo, de pestaña, de polvo vivo.

Porque polvo estelar somos y en polvo estelar nos convertiremos.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Octubre

Atardece en Octubre con los frutos del ocaso,
cantando los cigarros naranjas en la tela del cielo.
Aparecen los susurros del sueño esparcido en el aire,
como la arena desgaja la visión con una sonrisa adormilada.

Y en mi interior la tormenta.
Siempre que te asomas a mi cabeza, como un mal recuerdo,
arrojo el odio y la maldad al huracán que ruge en la madrugada,
como si fuese el fuego del hogar,
y mis libros, mi risa, mi vida, mi todo también.
Mientras atardece en silencio, crujo con el viento que arrecio.


domingo, 23 de octubre de 2016

Daredevil

-Rojo,
pisas la ciudad como si la hubieses visto,
envuelto en la culpa y el miedo de los transeúntes,
rumiando la lluvia de cristales encadenados,
sentado en los pozos de la desesperanza.

-Rojo,
eres un demonio de carnes tiernas,
caminas descalzo por los vidrios de los malvados,
retuerces el dolor hasta alcanzar la mansedumbre,
castigas la espalda del crimen.

-Pero Rojo,
El mal en esta ciudad nunca duerme,
planta sus larvas enfermas en los andamios,
infesta los neones grises de la ciudad,
seguirá lloviendo a pesar de tu temeridad.
¿Dónde estabas tú cuando se llevaron mi vida?
¿A quién castigaste con tu tormento?
¿Por qué siempre escapa el mal de tu infierno?

(murmura)

One batch, two batch, penny and a dime.

domingo, 9 de octubre de 2016

Escritura automática

La orina llena mi sangre de balas agridulces cubiertas de melomanía impoluta. No hay verdad más grande que el "yo" derrotado ante los jardines del tiempo. Mientras los agujeros colonizan los derroteros de Marte, llos silencios despedazan carreteras llenas de viejos carcamales.

Las bicicletas han dejado atrás la costa, los barcos la marea, la luna se ha asomado, haciendo que las aguas suban hasta las arcas secas. El polvo que seguía enamorado se ha cubierto de humedad, desgarrando las encías de los presos por el terror. Las niñeras violan a sus muñecos, los niños miran con sus ojos de hambre a la araña que teje estrellas.

lunes, 12 de septiembre de 2016

La mariposa

La crisálida se desgaja en crujidos negros
cubierta por sus hilos de plata naranja.
Los verbos cuentan dinero de arena mojada
y engullen el significado de su cara oculta.
Los niños pierden la virginidad al póker
jugando a rayuelas infinitas en el Quijote.
Las ciudades paren un espacio-tiempo bastardo,
gris y sin colores para los que almuerzan ladrillo,
para los que beben cruces de caminos y paredón.
Duermen en pasillos los que no son cuadrados,
esperando el turno para anestesiarles el candado
mientras cuentan los minutos para la muerte del amanecer.
Los transeuntes temen la explosión de los turbantes,
sin saber que sólo son trapos.
El crucificado mira con odio a los que rezan para otro lado.
Las Iglesias no engendran belleza, sino negrura.
La mariposa, con sus ojos negros, su trompeta defectuosa,
con sus patas peludas y su cabeza de oso,
se posa sobre el mundo del atardecer,
dispuesta a engullir uno a uno el néctar de nuestro trabajo.